Jueves 26 de Abril del 2018

     




Flora la pasera de Villa Sarita

02/07 12:00

"Yo no reniego de este trabajo, hace más de 40 años que cruzo casi todos los días; gracias a esto pude criar a todos mis hijos y ahora ya mi nieto me ayuda! A veces uno se enferma también, o el tiempo que no ayuda para nada. Yo solo pido poder seguir trabajando hasta que me den los huesos o hasta que Dios diga ya da ya. Antes sí que era difícil, por lancha sí que había que cruzar; pero ahora hay días que también es difícil cuando los aduaneros nos tienen toda la mañana arriba del puente y así ya no queda tiempo casi para vender y tenemos que volver con nuestras mercaderías y nada de pirapiré (dinero)”*.

          

Doña Flora está sentada justo en el centro de una ronda de canastos abarrotados de vegetales de todos los colores. Es “pasera” desde hace casi medio siglo, desde mucho antes de que existiera  el puente que une las ciudades fronterizas de Encarnación y Posadas, y cuando  cruzar el río Paraná (pariente del mar) era cosa de baqueanos timoneles que iban y venían en inestables embarcaciones -siempre  con exceso de carga- a merced de “la correntada” y de los vientos traicioneros. Las paseras  son esas vendedoras ambulantes  de la frontera, casi invisibles, pero que sin embargo están ahí, con más bolsos que manos para cargarlos. Todos los días llegan temprano a Posadas con frutas, verduras, legumbres frescas y hasta ysypó milhombres y otros yuyitos medicinales. Algunas deambulan con sus canastos en la cabeza y otras se instalan en el lugar de siempre, a veces bajo un chivato, otras, en alguna esquina comercial. 


Las paseras como Flora fueron pioneras del Mercosur real y no de este Mercado Común del Sur, que ni es mercado y ni es común; ni siquiera es del sur-sur, luego de la  incorporación del país caribeño cuyo presidente habla con pajaritos. Un Mercosur que se va llenando de parlamentarios que no legislan, pero que igual cobran dietas –por ejemplo, los “parlasurianos” de Paraguay- o en el peor de los casos, viáticos y gastos de representación, todo ello mientras las Floras siguen construyendo la integración.    

La pasera de este relato seguramente dejará sus huesos en la esquina del Cali de calle Alberdi, en la pintoresca Villa Sarita de Posadas.  Flora no es una anciana, pero los surcos de su piel, que cuentan múltiples  y superpuestas  historias de la vida en el borde (acabo de recordarte, Ana María Zanotti,  a vos y a tu serie documental “Escenas de la vida en el borde”,  le suman  a su biología guaraní decenas de años. Por suerte, para Flora y para quienes hemos interactuado con ella, no todo es cuestión de cantidad, porque esos años duplicados a fuerza de intemperie, le otorgaron sabiduría a su empirismo de supervivencia, a sus saberes simples que  entrelazan lo nuevo de los tiempos que corren, con mitos y leyendas de aquel Paraguay grande y próspero, que sin embargo ¡mandaba a sus niños a la guerra! 

La paraguaya del Cali de Alberdi es de esas féminas orgullosas  de ganarse la vida trabajando duro;  de esas kuñá (mujeres) que con o sin hombres en la casa criaron dignamente a sus hijos; mujeres que ambicionan una salud de hierro, o al menos que los huesos no duelan tanto en los días de humedad, para seguir trabajando hasta el  último aliento, hasta la manó (muerte). 

Si la ven, díganle a Flora que la extraño. Aquí en Neuquén, no la encuentro en ninguna esquina (aunque nobleza obliga, debo confesar que algunos vendedores de frambuesas o  frutillas, hacen lo imposible por representarla) ¡Ay Flora! Vos sabés que la magia de las paseras solo vive en esa frontera caliente, a veces demasiado cruel, pero siempre desbordada de esperanza infinita. Aquí,  las riquísimas  fresas del sur no podrán sustituir jamás ese sabor intenso y tropical de tus bananitas de oro y tus mburucuyás. Es cierto, no te veo en las esquinas, pero en mi memoria olfativa viven aromas indescriptibles, esos que solo se perciben  bajo tu sombrilla de playa, grande y colorida, con la cual intentás hacer frente a los 42° ¡a la sombra! Y te imagino cual pintor vanguardista sentado entre píxeles y paletas, a la espera de que los galeristas/compradores del Cali pasen por tu puesto y se lleven algunas de tus obras/mercancías. Es que después de cargar y descargar tantas veces en el largo proceso que se inicia el día anterior en Encarnación y que continúa en ambas cabeceras del puente, para finalizar -¿finalizar?- acarreando todo “desde la paradita donde me deja el servicio internacional” hasta el punto de venta, siempre cuidando de que “no se machuquen” las frutas, creo que  es casi lógico suponer que para Flora sus mercancías ya  dejaron de ser simples vegetales.   

Apenas regrese a visitarte, mi Posadas linda, sucia y desordenada;  cuando recorra otra vez  cada centímetro de tu bonita geografía tallada a fuerza de EBY; si vuelvo a caminarte, ciudad anómica y anárquica, que serpenteas entre chivatos y lapachos en flor, desandaré las calles nuevamente para encontrarte, Flora. Ojalá puedas recibirme serena como siempre, entre los amarillos, rojos y verdes  de tu pequeño mundo frugal. Ojalá que  tus cansados ojos sigan reflejando tanta belleza e ingenuidad; tus manos ásperas tengan la fuerza para encarar cada nuevo día y tu alma traslúcida el coraje para celebrar la vida, la vida de frontera; más allá de los prejuicios, las inequidades y las injusticias. 

Sé que debí haber puesto el punto final justo en “injusticias”; era la palabra ideal para el cierre, pero intento ser justa hasta con el lector más prevenido ya que prima facie pareciera que  incurrí en  una contradicción al calificar a Posadas como ciudad linda, sucia, desordenada, bonita, anárquica. Si no la viviste, te parecerá un poco loco, pero te juro que no hay antagonismo alguno en esa adjetivación. Posadas es  una ciudad hermosa, con más de medio millón de habitantes, anómica y sin gestión. Una capital de provincia que en los últimos años recibió por parte de Yacyretá  millones  y millones de pesos en infraestructura, equipamiento urbano, recomposición vial, áreas recreativas, culturales, deportivas, entre otras grandes obras y no puede garantizar ni siquiera la limpieza de las áreas costeras o el mantenimiento mínimo  de los  espacios entregados por la EBY (Entidad Binacional Yacyretá).  Te puede parecer  un eufemismo pero Posadas es  una ciudad con gente imprescindible y genial que comparte el café con parroquianos que se ubican en las antípodas. ¿Puede haber algo más patético  y surrealista que un intendente  reconociendo públicamente la existencia de más de 100 minibasurales en la ciudad de la cual es el jefe máximo? (Sé que es casi obvio, pero lo digo igual: La principal función del gobierno municipal es prestar los servicios públicos indispensables,  que a su vez constituyen la contraprestación por el pago de tasas y contribuciones). Pero si ello  no te pareció suficientemente contradictorio, agreguemos que este mismo funcionario pidió  paciencia a  los  vecinos -que se quejan por  la falta de recolección de residuos- a quienes el Municipio exige el cumplimiento de los pagos sin paciencia alguna.

Si no viviste en  Posadas, pero leíste a Gabriel García Márquez,  tal vez puedas  imaginarla como Macondo... a veces con algunos buenos días aunque sin aurelianos ni arcadios  y otras, con largas noches de procesiones de  hormigas que la “Bajada Vieja” bajando van llevando cien años… de indiferencia.-


(*)  Tomado del libro  Villa Sarita,  del  Dr. Hugo Benmaor.

Colaboración: 
Marta Braunstein
Periodista

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#Posadas

Verónica Benítez, presidente de APES, pidió la unidad de los estudiantes

26/04 10:06

“Si nos juntamos y unimos vamos a lograr muchas cosas buenas” señaló la estudiante en una entrevista con PRIMERA EDICIÓN.

#Virales

La receta de una pediatra que emociona en las redes sociales

25/04 21:32

La médica le recomendó a una mamá que le diera“teta, mimo y upa” a Baltazar, su bebé de un año que amaneció con 38 grados de fiebre.

#Evento

Con alegría y reclamos, Misiones celebrará el Día Internacional de la Danza

25/04 18:35

Numerosas academias y escuelas de baile públicas y privadas formarán parte de los festejos en Posadas. La tierra colorada es la primera y única provincia que cuenta con una Ley Provincial de Danza.



#Elecciones

Alegre no reconoce triunfo Colorado en Paraguay

26/04 08:12

El candidato de la alianza opositora Ganar reafirma que no reconocerá el triunfo oficialista y habla de "muestras muy claras" de fraude en las últimas elecciones presidenciales en el país.

#Expectativas

Todo listo en Corea para la histórica cumbre entre Kim y Moon

26/04 09:44

La cumbre intercoreana es la primera cumbre en 11 años y la tercera de la historia. Estará centrada en la posible desnuclearización norcoreana y la pacificación de la península.

#EEUU

Cae el asesino en serie buscado durante 40 años

25/04 19:03

Un caso sin resolver durante décadas podría finalmente cerrarse: la policía arrestó a un hombre que supuestamente fue el responsable de 12 asesinatos y 45 violaciones entre 1976 y 1986.

#España

Renunció la presidenta regional de Madrid

25/04 16:44

Cristina Cifuentes se fue tras los escándalos por irregularidades en su título de posgrado y por la difusión de un video en el que aparentemente se la ve cuando hurta cosméticos en un supermercado.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad