Jueves 26 de Abril del 2018

     




Silenciosa epidemia

06/08 12:00

El presagio es pavoroso, la autoridad indiscutible: para el año 2020, según dictamen del Instituto Nacional de Psiquiatría, el primer factor de muerte entre niños y jóvenes en México no serán las enfermedades ni los accidentes, sino lo que el escritor Albert Camus definía como el único “problema filosófico verdaderamente serio”: el suicidio.

          

Las estadísticas, por escasas que sean, apoyan el pronóstico. Si bien las cifras de muertes por enfermedades o accidentes en adolescentes han sufrido un leve descenso, la numeralia de menores suicidas no ha presentado parejo comportamiento; de hecho exhibe la rutina contraria. Anualmente unos 150 niños y adolescentes de entre cinco y catorce años atentan contra su existencia con diversa suerte: las chicas, que recurren al uso de somníferos en dosis para elefantes, presentan una mayor tasa de intentos de suicidio; los varones, que recurren al ahorcamiento, las armas de fuego o lanzarse al vacío, presentan una mayor tasa de suicidios consumados.


Del “bullying” a la “hiperpaternidad”

Las razones para “explicar lo inexplicable” son muchas. El suicidio de menores es un fenómeno tan extremadamente complejo que no puede ser encorsetado en un móvil y responsable únicos. Según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 60% de los suicidios infantiles en México es resultado del acoso escolar (bullying); el mismo estudio fija entre los doce y los 16 años la edad en la que infantes y adolescentes suelen atentar contra su vida.

Otras causas que llevan a los menores a la muerte por decisión propia son de índole biológica (depresión infantil), social (entorno ingrato, familia disfuncional, deficiente capacidad de socialización) y psicológica (escasa tolerancia a la frustración). A ellas cabría añadir fenómenos como el embarazo adolescente, que además de significar para algunas jóvenes una circunstancia moralmente perturbadora, convierte en padres y madres a personas que en muchos casos no dedicarán, por ignorancia o displicencia, toda la atención que requiere la educación de un niño con la secuela previsible de carencias afectivas; en el otro extremo, la maternidad y la paternidad tardías llevan a que los hijos tampoco reciban toda la atención que requieren con el mismo corolario de trastorno emocional. Por demás, no es descabellado pensar que el trasfondo de violencia e inseguridad que se vive en México también le abone al aumento en los suicidios de menores tal como ocurrió en la Colombia de los años 80 asolada por la violencia del narcotráfico y de la guerrilla.

Aunque parece encaminada a convertirse en una problemática de salud en México -y también globalmente: según la Organización Mundial de la Salud el suicidio es una de las cinco causas de mortalidad entre los cinco y los 19 años- a la fecha la muerte autoinflingida de menores es una situación de difícil manejo a nivel social dada la naturaleza instintiva de tal solución en la mayoría de los casos. Por ello corresponde a la familia el estar alerta para detectar a tiempo aquellos signos -por minúsculos que parezcan- que anuncian la existencia en casa de un suicida embozado.

El aislamiento, la inapetencia, el insomnio, la irritabilidad, deben verse como respuestas a problemas de fondo -dígase acoso o fracaso escolar, dígase agresiones o traumas intrafamiliares- no pasajeros extravíos de comportamiento atribuibles a las inconsistencias de carácter propias de la adolescencia. Que el acoso sea un mal padecido por el 65% de los niños y niñas en México, que el 5% de sus víctimas presenten pensamientos suicidas, habla del alto factor de riesgo que representa, mucho más en una sociedad con niños y adolescentes “ludodependientes” que los vuelve en extremo vulnerables a las agresiones del mundo real, niños y adolescentes para los cuales, a pesar de su corta edad, la vida puede resultar desesperanzadamente difícil y no un divertido juego de PlayStation.

Porque, justo es decirlo, esa tendencia moderna hacia la sobreprotección de los hijos no puede ser esquivada a la hora de analizar los suicidios de menores. “Hiperpaternidad” la llama en el libro homónimo la periodista y escritora española Eva Millet, quien asegura que este fenómeno hace ver “a los hijos como seres intocables, a los que hay que defender a toda costa y solucionarles todos sus problemas”, además de catalogarlo como un “modelo de crianza” que produce niños y niñas sin autonomía y sin capacidad para lidiar con la frustración, “niños y niñas con más miedos que nunca”.

A ello cabe agregar otro signo alarmante de estos tiempos: la aceptación social del suicidio como escape ante una realidad excesiva en sus demandas, una realidad dicotómica y contradictoria que por un lado la canta al éxito personal y procura el cumplido doméstico y la aclamación social, y por el otro automatiza al individuo que solo en el colectivo encuentra su realización. Un niño, un adolescente, sometido a estas presiones sociales extremas y opuestas acaba por encontrar falsas puertas de salida -el alcohol, la droga, el suicidio- consumido por la frustración y los miedos.

De ahí que a la pregunta retórica de “qué mundo le estamos dejando a nuestros hijos” cabría añadirle otra igual de preocupante como el de esa epidemia silenciosa de menores frágiles y potencialmente suicidas: “¿qué hijos le estamos dejando a nuestro mundo?”.


Fuente: sputniknews.com

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#Posadas

Verónica Benítez, presidente de APES, pidió la unidad de los estudiantes

26/04 10:06

“Si nos juntamos y unimos vamos a lograr muchas cosas buenas” señaló la estudiante en una entrevista con PRIMERA EDICIÓN.

#Virales

La receta de una pediatra que emociona en las redes sociales

25/04 21:32

La médica le recomendó a una mamá que le diera“teta, mimo y upa” a Baltazar, su bebé de un año que amaneció con 38 grados de fiebre.

#Evento

Con alegría y reclamos, Misiones celebrará el Día Internacional de la Danza

25/04 18:35

Numerosas academias y escuelas de baile públicas y privadas formarán parte de los festejos en Posadas. La tierra colorada es la primera y única provincia que cuenta con una Ley Provincial de Danza.



#Elecciones

Alegre no reconoce triunfo Colorado en Paraguay

26/04 08:12

El candidato de la alianza opositora Ganar reafirma que no reconocerá el triunfo oficialista y habla de "muestras muy claras" de fraude en las últimas elecciones presidenciales en el país.

#Expectativas

Todo listo en Corea para la histórica cumbre entre Kim y Moon

26/04 09:44

La cumbre intercoreana es la primera cumbre en 11 años y la tercera de la historia. Estará centrada en la posible desnuclearización norcoreana y la pacificación de la península.

#EEUU

Cae el asesino en serie buscado durante 40 años

25/04 19:03

Un caso sin resolver durante décadas podría finalmente cerrarse: la policía arrestó a un hombre que supuestamente fue el responsable de 12 asesinatos y 45 violaciones entre 1976 y 1986.

#España

Renunció la presidenta regional de Madrid

25/04 16:44

Cristina Cifuentes se fue tras los escándalos por irregularidades en su título de posgrado y por la difusión de un video en el que aparentemente se la ve cuando hurta cosméticos en un supermercado.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad