Jueves 21 de Junio del 2018

     




Una dosis de chamamé

25/02 12:00

          

A veces no puedo mentirle al corazón y decir que no necesito que sus deseos y caprichos me lleven a nuevos senderos y distancias que hacen que mi alma resurja y se regocije de aires nuevos y ese alivio que inunda mi ser llenándolo de luz y serenidad.


Fue así que días atrás ese impulso me llevó rumbo al pueblo correntino de Mburucuyá, donde se celebraron las bodas de oro del Festival del Chamamé Tradicional. 

Al llegar a aquel lugar que se encuentra en pleno corazón de la vecina provincia (Corrientes) bajé del colectivo a la hora de la siesta, tomé mi mochila y crucé la calle para sentarme un rato en el banco de la plaza que estaba en frente. Fue ahí que cerré un momento los ojos y sentí la recepción de una suave brisa de silencio, quietud y distancia que me robaron una sonrisa. 

Tomé nuevamente mi mochila y comencé a caminar por una larga calle de arena que me abrasaba con su calor y me llevaba donde se realizaría la fiesta chamamecera. 

Llegué hasta las orillas de una laguna donde miles de peregrinos que llegaban por el mismo motivo levantaban sus carpas bajo la preciada sombra de un árbol. Allí levanté mi tienda, junto a otras familias que se transformarían en mis amigos. En el aire sentía el aroma de parrilladas, que invitaban a compartir. 

Aquel agradable momento despertaba el apetito y se mezclaba con el agudo lamento del bandoneón, que se transformaba en una lanza que me atravesaba el alma. 

Esas melodías me envolvían, adormecían y sacaban las angustias de la vida. La música era chamamé, pero no tocado en cualquier parte o interpretado por cualquier persona, sino por el sentir de lugareños que se encontraban bajo el cielo azul de aquel rincón correntino.

Eso fue solo el comienzo, porque ni bien el sol se escondió detrás de los esteros, las principales voces, referentes de aquella música subieron al escenario en un desfile incesante que llenaba el lugar de poesía, recuerdos y encanto. 

Cuando se juntaba aquella inseparable pareja de acordeón y guitarra se llenaba el aire con las entrañables melodías del Taita, Miqueri, Montiel Tarragó y tantos otros que volvían  a florecer en un “sapucay”, brotando del pecho de los presentes. 

Incluso, muchas parejas salieron a bailar y a olvidarse por un momento de alguna pena.   

Ahí supe qué es el chamamé, no es un canto o una simple expresión, sino una oración entre:  aquella persona que confiesa sus penas a alguien superior que lo ve, lo escucha y lo consuela en ese momento. 

En una de esas tantas noches, fui a disfrutar de una bebida espirituosa mientras a lo lejos se llevaba a cabo el festival. 

Escuchaba a los diferentes conjuntos que subían al escenario, observé a un “gringo” que miraba fijo a la laguna, pero sus pensamientos tomaban otro rumbo viajando por las letras de cada canción, que se recitaba en ese momento.

Lo saludé y le hice un comentario sobre la calidad de los músicos de esa noche y que era la primera vez que asistía a un festival así. 

El hombre comentó que  todos los años venía al festival y que le era difícil explicar por qué. 

Luego su mirada se dirigió hasta mi mesa y me dijo que desde muy joven es camionero, que recorrió muchos caminos y sobre todo sabía del difícil trabajo en los campos, llevando y trayendo al personal de una empresa multinacional a la que pertenecía. 

“No tengo problemas en trabajar diez o quince horas por día y mis patrones lo saben, por eso cuando llegan estas fechas, aunque ellos son de otro país, saben lo que significa para mí poder estar acá”, explicó. 

Incluso, agregó que podría estar con su familia y su pequeña hija, pero ella también lo había conocido con esa costumbre y también lo aceptaba. En eso, algunos de los músicos que subieron al escenario ante miles de personas, comenzaron a deleitarnos de manera desinteresada en aquel bar. 

Lo hacían por puro gusto y porque sabían que aquella música no pertenecía a un conjunto sino que reflejaba la identidad de un pueblo que recibía a los amantes de este género, en un encuentro de amistad y camaradería. 

Al día siguiente, luego de compartir un asado con aquella familia chamamecera, al borde esa laguna me despedí con un fuerte abrazo con cada uno de ellos, sintiendo como si fuéramos una gran familia que compartía la misma pasión, donde el chamamé nos reunió en aquella ocasión.   

Por
Raúl Saucedo 
raulsau76@hotmail.com

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#Posadas

Muestra a cargo de Gabriel Nico Bianchi

21/06 09:51

El joven artista misionero expone el viernes 22 de junio a las 10.30 en el Museo Municipal de Bellas Artes“ Lucas Braulio Areco” (Rivadavia 1846) y se extenderá hasta el 9 de julio. Más de 15 obras a lápiz, carbonilla y tiza de grafito que sorprenderá a cada visitante que se acerque al museo.

#Evento

Chitata Animaciones se presenta en Puerto Esperanza

21/06 08:31

La cita será el domingo 24 de junio a las 16 en el Centro Cultural de esa localidad, una oportunidad para compartir una tarde en familia a pura diversión.

#Serie

Las claves del éxito de "La casa de papel"

20/06 16:33

Más allá de su calidad, el éxito de una serie depende principalmente de que entre en resonancia con la sociedad contemporánea, como es el caso de "La casa de papel", una crítica al sistema liberal, afirma la historiadora Marjolaine Boutet.



#Alemania

Merkel cumple 100 días de mandato llenos de obstáculos

21/06 10:29

La canciller alemana, Angela Merkel, cumplió hoy 100 días de mandato, en momentos en que se resiste a dar por perdida una carrera de obstáculos en la que la crisis de refugiados la amenaza nuevamente con una retirada antes de tiempo.

#Justicia

Fallo judicial prohíbe matar perros para comer en Corea del Sur

21/06 09:31

Alimentarse de su carne es ilegal, según el fallo de un tribunal en Corea del Sur, donde los defensores de los animales creen que la decisión podría significar un primer paso hacia la prohibición del consumo de caninos.

#Polémica

Militares toman mercados de Venezuela en "guerra" contra los precios

20/06 20:13

Unos cincuenta militares armados con fusiles caminaban hoy entre los puestos de verduras del mercado de Coche, uno de los mayores de Caracas, en una operación ordenada por el gobierno contra la imparable escalada de precios.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad