Lunes 23 de Julio del 2018

     




#ASIA

Xi Jinping: ¿nueva era o regresión?

04/03 12:00

El anuncio dado a principios de la semana pasada por el Partido Comunista chino, acerca de permitir la reelección indefinida, es una clara confirmación del inmenso poder del presidente asiático.

          

Es el anuncio que muchos estaban esperando. El Partido Comunista de China propuso eliminar el límite de dos mandatos para el presidente, una medida que le permitirá al actual mandatario, Xi Jinping, mantenerse en el poder más allá de su segundo período, el que termina en 2023.


La propuesta, anunciada el domingo pasado por la agencia estatal Xinhua, todavía tiene que ser aprobada por el parlamento chino.

Pero nadie duda del voto favorable del Congreso Nacional del Pueblo, que empieza el lunes 5 un nuevo período de sesiones.

Después de todo, como explica Celia Hatton, editora del pacífico asiático del Servicio Mundial de la BBC, Xi Jinping, se ha convertido en la figura dominante de la política china y cuenta con la lealtad de todas las facciones del partido gobernante, el Ejército y la élite empresarial.

Y eso “lo ha convertido en el líder más poderoso del país desde Mao Zedong”, afirma Hatton.

La foto de Xi -cuenta Hatton- aparece regularmente en carteles por todo el país, y su apodo autorizado -“Papa Xi”- aparece en canciones oficiales.

Se estima que unos 800 millones de sus conciudadanos sintonizaron la gala anual en celebración del nuevo año lunar chino, que también marcó el inicio de la “nueva era del pensamiento chino” promovida por Xi.

Y si durante décadas, el Partido Comunista de China fue el que dominó la vida en el país, ahora es Xi Jinping quien ocupa ese lugar, opacando al partido que lo llevó al poder.

Hombre de cambios
En el pasado, el hombre a la cabeza del partido estaba al mando por un período limitado de tiempo y cada líder entregaba obedientemente el poder a su sucesor después de una década.

“Pero Xi Jinping empezó a cambiar las cosas desde el inicio de su mandato”, destaca Hatton.

Xi rápidamente impulsó una campaña anticorrupción que disciplinó a más un millón de miembros del partido por corrupción, generalmente por aceptar sobornos o por mal manejo de recursos públicos.

Convenientemente, la misma campaña eliminó a sus principales rivales políticos, y acalló y sometió a los indecisos.

El mandatario también demostró tener una visión política clara desde el inicio, promoviendo grandes proyectos nacionales con iniciativas internacionales como la nueva ruta de la seda y anunciando grandes planes para acabar con la pobreza del país antes de 2020.

Además, se especulaba desde hace tiempo que podía presionar para seguir como presidente, pues Xi es tan poderoso que era difícil imaginar quién podría sucederlo.

“De hecho, el liderazgo había estado preparando el terreno para este anuncio: en una importante reunión del partido celebrada en octubre pasado, Xi desafió la tradición al no nombrar a un sucesor obvio”, apunta Hatton.

¿Hasta cuándo?
Por lo pronto, no está claro hasta cuándo el actual mandatario podría permanecer en el poder.

Pero en un editorial del diario estatal Global Times se afirma que el cambio “no significa que el presidente chino tendrá un mandato vitalicio”.

El periódico también citó a Su Wie, un académico y miembro del Partido Comunista, que dijo que la decisión era significativa porque China necesitaba “de un liderazgo estable, fuerte y consistente” de 2020 a 2035.

Pero el mayor poder que adquiriría Xi también ha alarmado a algunos observadores.

“Creo que se va a convertir en emperador de por vida”, le dijo a la agencia AFP Willy Lam, profesor de ciencias políticas de la Universidad China de Hong Kong.

¿Qué está haciendo?
Al pretender eliminar los límites a los mandatos presidenciales esta semana, Xi Jinping ha disipado cualquier duda existente sobre su deseo de mantenerse como  “líder indiscutible” del país durante muchos años.

“A menos que sea destituido, tendremos a este tipo para el resto de nuestras vidas”, señala Orville Schell, que escribe libros sobre política china desde hace más de cuatro décadas.

¿Por qué permanecer en el poder?
La explicación obvia es su aparente convicción de que él, y solo él, puede devolver su esplendor al Partido Comunista -ideológicamente laxo y lleno de casos de corrupción- y a China. Xi llegó al poder en 2012 prometiendo devolver al Reino del Medio a su lugar correspondiente en el centro de los asuntos mundiales. El año pasado, Xi declaró la llegada de una “nueva era” de poderío global chino. Parece decidido a conseguirlo.

Pero la determinación de Xi de permanecer en el poder también puede ser un acto de autoprotección. El presidente chino ha purgado, humillado y encarcelado a tantos enemigos poderosos que la cárcel política más conocida de China está hasta los topes. Puede que vea en el poder eterno la única forma de evitar que rivales con deseos de venganza le condenen algún día a un destino similar.

“El miedo es que si su reinado no continúa la gente podría intentar vengarse”, señala Carl Minzner, autor de un nuevo libro sobre el “renacimiento autoritario” de China.

¿Qué ventajas tendría ese Gobierno unipersonal?
Posiblemente, depende de cuánto valores la libertad. Algunos argumentan que la supremacía de Xi le dará la autoridad que necesita para acabar con la corrupción generalizada e imponer reformas económicas dolorosas. Otros sostienen que podría beneficiar a la población rural pobre, cuya causa ha defendido el líder chino.

Con un escéptico del cambio climático en la Casa Blanca, hay incluso quien espera que Xi se erija como el mayor guerrero ecologista dictatorial del mundo, un tirano amante de los árboles dispuesto a usar sus poderes autoritarios para salvar el planeta.

“Si defiendes que el mundo necesita liderazgo, que Estados Unidos vive un período de desbarajuste y que Europa es un castillo de arena, entonces el liderazgo chino quizá tenga algunas virtudes, especialmente en sectores como la proliferación nuclear, el cambio climático y pandemias”, señala Schell. “No importa lo que pienses sobre su estilo de liderazgo autoritario, al menos puede liderar”, añade.

¿Cuáles son los peligros?
Para los disidentes y progresistas que sufren la peor represión política en décadas, la extensión de la fecha de caducidad de Xi es una pesadilla. Qiao Mu, académico en el exilio, sostiene que la estrategia de Xi condena a los disidentes a una vida de “oscuridad y miedo”.

Pero otros también advierten de consecuencias desastrosas para el conjunto del país. La historia contemporánea china ofrece una poderosa lección de los peligros del liderazgo bajo un solo hombre. El enloquecido impulso de Mao hacia la industrialización condenó a decenas de millones de personas a la muerte durante la Gran Hambruna. Una década más tarde, la Revolución Cultural se volvió en su contra y devastó la economía.

Minzner está entre los que temen el regreso a una era de “purgas, agitación política y el mandato de un hombre sobre todo lo demás”. 

Con Mao, la política china era “como un deporte sangriento donde no se sabía lo que podía pasar a personas clave del sistema de un día para otro”, recuerda. “Pensábamos que China se había alejado de aquello”.

James Palmer, autor del libro La muerte de Mao, también teme que China pague un alto precio por su brusca regresión a una “dictadura total”. “Con el poder ahora concentrado en un solo hombre y con nadie dispuesto a retarle, la posibilidad de cometer errores desastrosos se ha disparado”, advirtió a Foreign Policy.

¿Por qué no se ha condenado la acumulación de poder?
La falta de censura se produce probablemente como resultado del creciente nerviosismo de Occidente hacia un posible enfado de una China más poderosa e irritable que nunca por temor a dañar los lazos económicos.

Minzner cree que esta falta de condena resalta la poca consideración que tiene la mayoría de los gobiernos occidentales hacia Pekín. “Sería diferente si algún Estado democrático cancelase elecciones, pero China es un Estado autoritario, por lo que las expectativas no eran necesariamente altas”, señala.

Una tercera explicación, sin embargo, es el auge global de regímenes “autoritarios” desde Moscú a Manila. 

“Cuando se escriban los libros de historia de instituto, esto no va a ser descrito como la era de la Ilustración... será la Era del Gran Líder”, asegura Schell.
Visto desde ese ángulo, la ratificación de Xi como el más fuerte de los hombres fuertes del siglo XXI ya no parece una aberración, sino más bien un patrón.

Mito y realidad
No hay muchos líderes en el siglo XXI que hayan vivido en una cueva y trabajado como agricultores antes de afianzarse en el poder en una de las naciones más poderosas del mundo.

Hace cinco décadas, cuando el caos de la Revolución Cultural envolvió a Pekín, Xi Jinping, que entonces tenía quince años, se embarcó en la dura vida rural del interior de China.

La región donde Xi trabajaba como agricultor, había sido un bastión de los comunistas durante la guerra civil. Era Yan’an, que se hacía llamar “la tierra santa de la revolución china”.

Ahora, Xi Jinping está al mando de una superpotencia creciente y confiada, pero es una nación que vigila celosamente lo que se dice de sus líderes. La propia historia de Xi ha sido “limpiada” y el pueblo donde creció ahora se ha convertido en un destino de peregrinaje de los más leales al Partido Comunista.

En 1968 Mao decretó que millones de jóvenes se mudaran de las ciudades hacia el campo para aprender de la dura vida de los campesinos. Xi asegura que sí aprendió y que las ideas y las cualidades que lo definen hoy se formaron en ese período de su vida, cuando vivió en una cueva en Liangjiahe.

Cuando llegué a los quince años, estaba ansioso y confundido. Cuando partí a los 22, tenía firmes objetivos en mi vida y estaba lleno de confianza”, declaró.

En esa época todos estudiaban el famoso Libro Rojo del presidente Mao. Ahora los pensamientos del presidente Xi se colocan en enormes carteleras publicitarias y hay un museo en su honor.

En éste se alaban las buenas obras que hizo por sus compañeros campesinos, pero todos los rasgos de su verdadera personalidad han sido eliminados de su historia, que es tan perfecta que es difícil distinguir qué es real.

En sus primeros cinco años en el poder, Xi Jinping ha construido un culto a su personalidad. En el centro está la imagen de un hombre del pueblo, que habla sin pretensiones, que ha hecho fila en una tienda humilde para comprar pan y pagado por su comida. Pero el núcleo del mito que se ha creado alrededor de Xi es su vida exiliado de su familia y hogar, cuando vivió como marginado político en una cueva.

Cambio de vida
Durante su infancia, su padre fue un héroe de la revolución comunista y Xi gozó de la vida privilegiada y protegida.

Un cable de un diplomático estadounidense publicado por Wikileaks en 2009, basado en una discusión con un amigo cercano de Xi, afirma que los primeros diez años de su vida fueron los más formativos.

“Las influencias más permanentes que formaron las opiniones de Xi fueron su pedigrí como ‘principito’ y la época cuando creció en los recintos residenciales de las familias de la primera generación de revolucionarios del Partido Comunista en Pekín”, dice. Pero todo esto se derrumbó en la vorágine que impuso contra la élite del partido un presidente Mao, cada vez más paranoico y vengativo durante los 1960.

El padre de Xi primero fue purgado y luego encarcelado, y su familia humillada. Una de sus hermanas murió. Para cuando cumplió trece años, la educación formal llegó a su fin ya que las clases en Pekín fueron suspendidas para que los estudiantes pudieran criticar, golpear e incluso asesinar a sus maestros. Así comenzó la segunda etapa de la vida del adolescente Xi en Pekín: sin padres ni amigos que lo protegieran de las amenazas o detenciones de los Guardias Rojos que se encargaban de administrar la justicia de la Revolución Cultural en las calles.

La cueva
Muchos de la generación de Xi están de acuerdo en que cuando terminó su educación en el colegio aprendieron a sobrevivir con el sentido común, la dureza emocional y la independencia de pensamiento. Xi recordaría después su capacidad para escuchar otros puntos de vista sin tener necesariamente que doblegarse a ellos.

“Aprendí a disfrutar cuando se me indicaban mis errores, pero a no dejarme influir por ello. Solo porque fulano o sultano decía algo, yo no iba a empezar a analizar cada uno de los costos o beneficios. No iba a perder el sueño por ello”.

La vida rural en la China de los 1960 era muy dura. No había electricidad ni transporte motorizado ni herramientas mecánicas. El adolescente aprendió a transportar estiércol, construir presas y reparar carreteras. Compartió la cama infestada de pulgas en su cueva con otros tres jóvenes. Uno de ellos era el agricultor Lu Housheng, quien dijo en 2015: “Todo lo que teníamos para comer en esa época era avena, hierbas y bollos cocidos al vapor. Cuando tienes tienes hambre no te importa lo que comes”.

En la noche, contó Lu, Xi se retiraba a su cueva para leer a luz de una lámpara de queroseno. Lo recuerda como un lector voraz y fumador empedernido. Según Lu, Xi no tenía sentido del humor. No jugaba póker ni se entretenía con otros jóvenes ni buscaba novia.

A los 18 se sintió preparado para embarcarse en su carrera política.

Se unió a la Liga de la Juventud Comunista y a los 21, a pesar de múltiples rechazos debido al encarcelamiento de su padre y a su familia caída en desgracia, finalmente logró unirse al Partido.

“Extremadamente pragmático, realista, con los ojos puestos en el premio desde joven”. Así es como lo describe un amigo en el cable diplomático de 2009. A diferencia de muchos jóvenes “que recuperaron el tiempo perdido divirtiéndose”, Xi era excepcionalmente ambicioso y enfocado. Después de la Revolución Cultural, “eligió sobrevivir convirtiéndose en más rojo que los rojos”.

Cuando cumplió los 25, su padre ya había sido rehabilitado políticamente y enviado a dirigir Guangdong, la vasta provincia vecina de Hong Kong, que se convertiría en el motor del ascenso económico de China. El padre de Xi impulsó la carrera de su hijo con su red de patrocinadores y, según su amigo, Xi rápidamente aprendió a construir su propia red.

“Cuidadosamente estableció un plan profesional para aprovechar al máximo sus oportunidades para llegar a los niveles más altos de la jerarquía del Partido”.

Primero fue convirtiéndose en oficial del ejército a fines de los 1970 y después, trabajando en una variedad de cargos del liderazgo provincial progresivamente ascendiendo de rango. En su mente tenía la promoción... desde el primer día.

Fuente: bbc.com


El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#Reconocimiento

Ángel "Pato" García, embajador de la Cultura misionera

22/07 19:34

Con sólo 23 años, fue considerado una de las mejores guitarras del mundo. Su habilidad con el instrumento lo llevó a tocar frente a grandes personalidades.

#Música

"Bien tempranito", el nuevo disco de Ricardo "Cacho" Barchuk

22/07 17:21

La presentación del nuevo material será el domingo 29 a las 18 en el Teatro Prosa de Posadas. El encuentro contará con la actuación del Ballet Folclórico del Centro del Conocimiento, a cargo de Luis Marinoni.

#Música

"Nunca quise transar con mi música"

22/07 11:59

Claudia Puyó, para muchos la mejor cantante de blues que dio el rock argentino, reivindicó su condición de artista independiente y mientras graba nuevo material confesó que va "juntando los morlacos para poder sacar el disco".

#Posadas

Los "muertos vivientes" se apoderaron de la zona Oeste

22/07 11:53

Como si se tratase de un capítulo de la saga, postapocalíptica “The Walking Dead”, más de un millar de personas participó en la “Tercera Marcha Zombie” que se realizó ayer en el Parque del Centro del Conocimiento.



#Kabul

Ataque suicida deja 11 muertos y 14 heridos

22/07 12:49

Ocurrió hoy en la entrada del aeropuerto internacional de Kabul, cuando pasaba el general y jefe de guerra Abdul Rashid Dostum, quien volvió a su país después de un año en el exilio.

#PSOL

Guilherme Boulos lanza su candidatura a la presidencia de Brasil

22/07 10:13

El izquierdista oficializó su candidatura por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), prometiendo revocar medidas polémicas del gobierno de Michel Temer, combatir la corrupción y pedir justicia por el asesinato de la concejal Marielle Franco.

#Tifón

Al menos 19 muertos por las inundaciones en Vietnam

22/07 10:09

Las inundaciones originadas por un tifón que devastó el centro y el norte del Vietnam provocaron al menos 19 muertos y 13 desaparecidos, según un nuevo balance publicado hoy por los servicios de gestión de catástrofes.

#Condena

Adolescente violada por su hermano irá a la cárcel por abortar

21/07 14:06

La menor de 15 años violada por su hermano mayor fue condenada a seis meses de prisión en Indonesia por haber abortado, según informó hoy una fuente judicial.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad