Lunes 18 de Junio del 2018

     




#iglesia

La huella de Francisco

13/03 08:11

En cinco años el Papa escribió dos encíclicas y una guía en el 2015, 136 mensajes, 42 cartas apostólicas, concedió 179 audiencias e hizo 22 viajes apostólicos fuera de Italia visitando 33 países.

          

Luego de un primer lustro con mediaciones, viajes y escritos que le fueron otorgando creciente autoridad en la comunidad internacional, el papa Francisco inicia este mes su sexto año como pontífice con dos desafíos que podrían definir a 2018 como el año de la “Ostpolitik” (del acercamiento de Alemania Federal a Europa del Este) de la Santa Sede: China y Rusia.


Desde su elección el 13 de marzo de 2013, el balance cuantitativo asegura que Francisco escribió dos encíclicas (Lumen fidei en 2013 y Laudato si’ en 2015); dos exhortaciones apostólicas (Evangelii gaudium en 2013 y Amoris Laetitia en 2016), que hizo 22 viajes fuera de Italia en los que visitó 33 países y que creó 60 cardenales de los cinco continentes.

Los refugiados primero
Embanderado en lo que el jesuita Antonio Spadaro definió como “la geopolítica de la misericordia”, ya a los pocos meses de su pontificado Jorge Bergoglio dio claves de la importancia que tendría la política internacional para su magisterio. 

Su primer viaje fuera de Roma fue en julio de 2013 a Lampedusa, una isla del sur de Italia, donde llegó para iniciar la visibilizar la crisis de refugiados y migrantes, especialmente en el Mediterráneo, que lo tiene como uno de sus grandes denunciantes globales. 

Ese mismo año tuvo su primera mediación decisiva a nivel mundial, cuando en ocasión del G20 de San Petesburgo, en momentos en que la intervención militar estadounidense en Siria parecía inminente, Francisco le envió una carta al presidente ruso, Vladimir Putin, en la que le pidió a los líderes mundiales que buscaran “una solución pacífica mediante el diálogo y la negociación”. 

La protección de los cristianos en general que invocó en esa oportunidad, y que repitió luego en cada pedido por Medio Oriente, marca otro de los pilares de su pontificado: el ecumenismo y los avances que ha impulsado en el acercamiento del catolicismo con otras iglesias cristianas, que por ejemplo lo llevaron en 2016 a conmemorar los 500 años de la reforma luterana en Suecia, o a convertirse en febrero de 2017 en el primer pontífice en visitar la Iglesia anglicana de Roma. 

En ese marco, el 21 de junio de este año hará una visita de un día a Ginebra, para participar del 70 aniversario del ecuménico Consejo Mundial de Iglesias (CMI), durante el que habrá una jornada dedicada a Siria.

Negociador clave
En el ámbito internacional, su irrupción definitiva como mediador fue a fines de 2014, cuando se anunció el inicio del “deshielo” entre Cuba y Estados Unidos, en el que la diplomacia vaticana en general, y Bergoglio en particular, tuvieron un rol central en absoluto silencio. Nueve meses después, Francisco coronó las negociaciones con una visita a ambos países. 
En 2014 pronunció también el primer discurso de lo que se considera su “trilogía sobre Europa”. 

En el Parlamento regional en Estrasburgo convocó a los eurodiputados a “afrontar juntos la cuestión migratoria” y les pidió “construir juntos la Europa que no gire en torno a la economía”. 

Mensaje a Europa
El segundo acto fue en mayo de 2016, cuando reconoció que sueña “con una Europa donde ser migrante no sea un delito, sino una invitación a un mayor compromiso con la dignidad de todo ser humano”. 

Convertido en quizás el único dirigente capaz de reunir a los 27 jefes de Estado de un continente cada vez más heterogéneo, cerró su trilogía en mayo del año pasado, cuando les advirtió que “sin ideales Europa corre el riesgo de morir”.

Con acciones y mensajes claros para América, Medio Oriente y la Unión Europea en su primer lustro, Francisco aparece decidido en 2018 a ir más al oriente. 

Luego del viaje de una semana en 2017 del secretario de Estado Pietro Parolin a Rusia, que incluyó un cara a cara con Putin, y tras el histórico encuentro enrte Bergoglio y el patriarca ortodoxo Cirilo en La Habana en febrero de 2016, la relación entre la Santa Sede y Moscú parece haberse encaminado en sus dos carriles: el religioso y el político. 

En el país más grande del mundo viven solo unos 800.000 católicos... pero más de 80 millones de cristianos de la Iglesia Ortodoxa rusa, convertidos en un pilar electoral de un Putin que el 18 de este mes se encamina a una victoria más que amplia en las urnas. 

Viaje a Rusia y China
En septiembre de este año, Francisco dará otro pequeño paso hacia Moscú con una visita a Estonia, Lituania y Letonia. Un paso por el báltico que lo acercará más a Moscú, después de haber recibido ya dos veces a Putin en el Vaticano. Pero su eventual visita a Rusia, ya lo ha dicho, está ligada ítimamente a lo que suceda en Ucrania, donde los enfrentamientos internos tienen en vilo a buena parte de Europa. 

El “caso chino” es aún más complejo, ya que la Santa Sede y el gigante asiático no tienen relaciones diplomáticas desde la revolución maoísta, en 1951. Francisco no se ha cansado de expresar su voluntad de ser el primer pontífice en visitar el país, tras haberse convertido en el primero en sobrevolarlo, en 2014, un beneficio que no recibió Juan Pabo II en 1989. 

Pero si bien fuentes vaticanas confirman que un principio de acuerdo para la designación de obispos es inminente en un clima en el que los leales a Roma son denominados “clandestinos” y los leales al gobierno chino “patrióticos”, eso no significaría un efecto dominó inmediato que destrabe un reconocimiento diplomático mutuo y mucho menos un eventual viaje pontificio.

En un país en el que “apenas” hay cerca de 12 millones de católicos, el restablecimiento de relaciones sería un hecho tan importante desde lo pastoral como desde lo geopolítico, donde sin dudas cambiaría el mapa en medio de la lenta pero constante expansión china hacia Occidente bajo la guía de Xi Jinping. 

Por el momento, mientras se espera para 2018 el acuerdo para que los obispos puedan ser designados en común acuerdo entre China y Roma, este lunes y martes autoridades chinas en materia de transplantes de órganos serán recibidas oficialmente para participar de un congreso en el Vaticano, como hicieron en 2017.

Además, en las próximas semanas llegará una muestra de los museos vaticanos a la Ciudad Prohibida de Beijing, y se presentará por primera vez, con acuerdo de las autoridades asiáticas, un libro sobre el Papa argentino en la capital china.

Durante el rezo del Ángelus este domingo 11 de marzo en la plaza de San Pedro del Vaticano, el papa Francisco advirtió contra los atajos ante situaciones desesperadas que llevan a caer en la droga, las supersticiones o la magia.

Ante ello, propuso dejarse llevar por el amor de Dios y la alegría cristiana, que “requiere fe y una vida moral sana”.

La teología de la liberación
El papa Francisco anunció el 7 de marzo pasado la próxima canonización del beato salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, una figura icónica en América Latina, también conocido como La Voz de los Sin Voz, que fue asesinado a manos de un escuadrón de la muerte de ultraderecha el 24 de marzo de 1980 mientras celebraba una misa, con una bala que le destrozó el corazón.

Romero fue arzobispo de San Salvador y se había convertido en un severo crítico de la guerra interna que vivió su país y se extendió entre 1980 y 1992 y que dejó más de 75.000 muertos y desaparecidos, y era considerado un religioso que defendía la “opción preferencial por los pobres”.

El Papa también resolvió impulsar la canonización del italiano Giovanni Battista Montini, que con el nombre de Pablo VI fue el pontífice que presidió el Concilio Vaticano II. 

La fecha de ambas canonizaciones se definirá a mediados de mayo, señaló el Vaticano a Télam. Una posibilidad es que Pablo VI sea canonizado en octubre en la Plaza San Pedro y Romero en enero de 2019, en El Salvador, durante el viaje del pontífice a Centroamérica para participar de la Jornada Mundial de la Juventud que se hará en Panamá.

El nombre de los dos próximos santos está ligado desde hace más de 40 años, dado que Romero fue nominado arzobispo de San Salvador por el Pablo VI, en 1977.

La condición de “mártir”, consagrada el 3 de febrero de 2015, fue la que encontró más objeciones pues para un sector más conservador de la iglesia beatificar a Romero era como llevar a los altares a la Teología de la Liberación, corriente teológica que nació en la Iglesia Católica en Latinoamérica, de supuestas ideas marxistas, y que se caracteriza por poner a los pobres en el centro de la doctrina religiosa.

Según esta condición de mártir “in odium fidei”, los teólogos no juzgan la posible intención política del asesinato del arzobispo, sino el intento de llegar al amor por la justicia y la predilección por los pobres que Romero manifestaba en su idea de Iglesia, de acuerdo con algunos testimonios recogidos en los fascículos del proceso, según el periódico.

Las homilías de Monseñor Romero eran grabadas y distribuidas por todo el país por cientos de personas que recogían su mensaje.

Reproches internos
Duramente cuestionado por los sectores más conservadores después de la publicación de su exhortación apostólica Amoris Laetitia, donde los divorciados vueltos a casar pueden acceder a la comunión en algunas casos, el pontificado de Francisco perdió en estos cinco años el impulso y entusiasmo inicial que suscitaba.

Según el vaticanista Marco Politi, el pontífice argentino da “dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás” y sus esfuerzos a favor de las reformas internas así como sus aperturas doctrinales generaron también malestar y críticas abiertas, entre ellas del exprefecto para la Doctrina de la Fe, el cardenal alemán Gerhard L. Muller.

“Su magisterio nunca es claro, sino que se presta a interpretaciones”, sentenció el veterano vaticanista Sandro Magister, entre los mayores críticos de Francisco.

Si bien reformar la Curia romana resulta una labor titánica, “limpiar el Vaticano es como limpiar la esfinge de Egipto con un cepillo de dientes”, como reconoció Francisco, es evidente que Francisco está dejando su huella: de los cerca de 120 cardenales electores en caso de cónclave, casi 50 han sido designados por él.

Es decir que la iglesia del futuro estará marcada por su visión, la de un hombre que viene del sur del mundo, que desprecia los palacios, preocupado por los conflictos olvidados del planeta y gran defensor de la paz.

Fuente: Agencias de Noticias NA y Télam

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#presentación

Skin Wine: ¿vino antiedad?

17/06 11:45

Un vino con intervenciones capaces de elevar la concentración de antioxidantes que ayudan a combatir el estrés oxidativo que se acumula a diario en la piel fue presentado en la Argentina. Fue desarrollado por una psicóloga y una farmacéutica.

#danzas

Seminario para bailarines de danzas folclóricas

16/06 14:45

Se realizará el domingo 24 de junio a las 16, en el Centro de Convenciones del Parque del Conocimiento. El dictado del taller estará a cargo de los maestros Soledad Diz y Alfredo Ribalta, bailarines del Ballet Folclórico Nacional.

#frontera

Paraguay apuesta al turismo inclusivo incorporando la lengua de señas

16/06 17:13

Desde el miércoles 20 de junio, la lengua de señas se incorpora al recorrido turístico en la Misión de la Santísima Trinidad del Paraná, en Itapúa. Los guías turísticos de la Misión fueron capacitados.







Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad