Viernes 22 de Junio del 2018

     




Misioneros por el Mundo

Decisiones difíciles: Misiones por Canadá

08/04 12:00

Vanesa Barreyro entendió que el porvenir de su familia no estaba en su tierra, dejó su negocio, a su gente, y lo buscó en el país de su esposo. Allí, con mucho trabajo, fue en busca del futuro.

          

Creer, en ella, en el amor, en un país capaz de acogerla, es tal vez una virtud aún mayor que la valentía en la vida de Vanesa Barreyro, una misionera que entendió que Canadá tenía un mejor futuro para ella y, por sobre todo, para su familia, aunque debería hacer frente a grandes cambios, empezando por el idioma.


Un viaje de placer al Caribe fue el disparador de un gran cambio en la vida de la posadeña. Allí conoció a quien con el tiempo se convertiría en su marido; pues una vez terminadas las vacaciones continuó llamándola y pidiendo que se mude con él.

Un diccionario y un libro para aprender inglés fueron parte de su equipaje, con el que llegó a casa de una amiga que conoció también en el caribe, para quien trabajó cuidando a su pequeño. Al principio simplemente escuchaba, tres meses debieron pasar hasta que logró comunicarse, pero aún había más desafíos que enfrentar. Por trabajo su pareja debió viajar a Europa y ella no podía acompañarlo. Solo tenía una visa de turista, así que, embarazada, regresó a la tierra colorada. Una vez terminada su labor en el Viejo Continente, su esposo viajó a Misiones. La heredera tenía tres semanas. 

Con apoyo de su familia, principalmente su hermano oftalmólogo, Vanesa montó una óptica y comienzan a trabajar, pero “cuando cae la economía en 2001 lo miré y le dije que ‘yo quiero otra vida para mi hija, así que este es el momento para que vayamos a tu país’; poco después, en mayo de 2002, un ladrón entró al negocio, me apuntó con una pistola y ese fue el decir basta. Siempre es muy difícil ese paso, pero tenía la nena de seis año; su mamá nos recibió, tiene una hermana en Ottawa, que tiene tres chicos de la edad de mi hija y todo eso me ayudó a adaptarme”, confió Barreyro.

Otro país, otra realidad

“Cuando uno entra a Canadá como inmigrante tratan de acomodarlo lo mejor posible, porque saben que el inmigrante tomó una decisión muy difícil, tienen muchos requisitos, como ir con la familia, ser una pareja joven, tener un título o haber estudiado y si se tiene chicos chiquitos, mejor. Hay oficinas privadas, que el Gobierno financia, que te ayudan a buscar trabajo, te encuentran una escuelita para estudiar inglés o francés, en la parte francesa”, describió.

“Llegamos el viernes y el lunes la nena tenía que estar en la escuela, ella se adaptó bastante bien, era una criatura, el papá hablaba inglés en casa, así que lo único que le faltaba era hablarlo, pero enseguida aprendió, además hay un programa que se llama ‘inglés como segunda lengua’ y los chicos entran en él, están en la clase común durante la mañana y un par de horas a la tarde van con una maestra que les enseña de acuerdo a la edad. Mientras tanto yo estaba en el programa de buscar trabajo, también fue un cambio muy grande porque tenía mi propia óptica y allá buscar empleo no es como acá, allá uno se tiene que publicitar, decir esto es lo que sé hacer, entonces usan las habilidades que uno tiene, por ejemplo, como yo tenía mi negocio y hacía trámites bancarios, podía trabajar en el banco, uno puede usar sus habilidades de distintas maneras y ellos te enseñan a exponerlas”, añadió.

Y recordó que “tuve la suerte de que enseguida me salieron los papeles, no es fácil hacer la parte de inmigración, con mi marido estábamos juntos hacía como nueve años y tuvimos que comprobarlo, teníamos una carpeta con fotos y debimos escribir qué día y con quienes estábamos en cada una”.

“Como era óptica quería acceder a mi título allá, como profesional no es tan fácil, pero si uno quiere llegar, llega, cuando tuve todos los papeles hechos como para buscar trabajo me presenté en los distintos negocios de optometría que hay en la ciudad y conseguí empleo con un médico oftalmólogo, como es mi hermano, ese fue mi sueño, estar al lado de la medicina, pero al mes me dejan ir, me dicen que mi inglés no tenía el nivel que esperaban”, memoró y agregó que “pocos días después me llaman de un negocio de optometría, donde empiezo a trabajar, sin embargo las casualidades de la vida hicieron que a los siete meses el médico necesite nuevamente una asistente, me presenté otra vez, y se disculpó por dejarme ir, me preguntó si estaba dispuesta a estudiar y se me abrió el cielo, comencé el curso de asistente de oftalmóloga a distancia, me llevó un año; el segundo paso fue inscribirme como asistente de oftalmólogo en la Asociación Norteamericana de Oftalmología, donde rindo otro examen y soy certificada como asistente, eso me da la oportunidad de acceder a niveles más altos, el segundo, donde estoy, es técnico, y el tercero es tecnología en oftalmología”. 

“Trabajé para este oftalmólogo en la parte privada y entrené a los otros técnicos, dice que fui su mano derecha, hace dos años surgió la oportunidad de un trabajo en el hospital que depende del Gobierno y, por supuesto es mucho mejor pago; tomé la decisión de empezar por abajo, estoy como asistente, no como técnica, pero sé que si sigo luchando voy a llegar, las oportunidades siempre están, hay que saber tomarlas”, remarcó.

“Dije que si dejaba mi país iba a conseguir algo mejor, ese era mi objetivo y sigue siendo, mi hija se recibe de Bióloga Marina en dos semanas, ella ya está encaminada, y yo también, pero no fue fácil”, insistió.

“Mi marido se fue primero y ese fue un año muy difícil para mí, tuve bajones, en Canadá también fue difícil, no sabía si iba a lograr esto, pero cuando se van abriendo las puertas hay que seguir y con esa mentalidad fui, la familia de él me ayudó mucho. Vivimos con mi suegra durante tres años, porque al principio mis trabajos eran part time, cuando los dos tuvimos estabilidad y nos podíamos solventar solos nos mudamos, alquilamos durante cuatro años, llegó el momento de comprar la casa y lo hicimos, de a poquito las cosas se van dando”, reconoció la misionera que está visitando su tierra.


Adaptarse aceptando ayuda

“El 23 de febrero cumplí quince años en el exterior, fecha que no me voy a olvidar nunca”, dijo Barreyro, quien entiende que, en parte, sus logros se deben a que “soy una persona que me pongo un objetivo y voy; creo en ser positivo, hay momentos de duda, en Canadá hay muchas áreas de conservación e ir a caminar allí es mi cable a tierra, necesito eso, me encanta el campo, el río y eso me ayuda”.

Aunque “el clima es friísimo, me llevó más o menos cuatro inviernos acostumbrarme, pero me mentalicé que no iba a poder estar dentro de la casa y que me tenía que acostumbrar, uno de los deportes que hacemos con mi marido es esquí de fondo, así que aunque la temperatura sea -10° vamos, nos ponemos la ropa térmica y salimos. En verano es hermosísimo, se aprovecha mucho, se sale”, describió.

“Lo que me duele es que Argentina podría estar a ese mismo nivel, los canadienses son 36 millones, viven congelados de seis a ocho años del año, no tienen las posibilidades que tiene Argentina con todos los climas, con la gente y no se puede salir adelante, eso es lo que más me duele. Pero soy una persona que cuando tomo una decisión es porque lo voy a hacer, trato de mirar atrás solo para sostenerme en las cosas positivas”, finalizó.

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#Tradiciones

Se enciende el fuego, la magia y la alegría para celebrar en la "Noche de San Juan"

21/06 00:00

Palos enjabonados, pelota tatá, quema de muñecos, toro candil y el tradicional cruce de brasas serán parte de las propuestas que se llevarán a cabo para honrar a San Juan Bautista. Además, música y baile.

#Evento

Chitata Animaciones se presenta en Puerto Esperanza

21/06 08:31

La cita será el domingo 24 de junio a las 16 en el Centro Cultural de esa localidad, una oportunidad para compartir una tarde en familia a pura diversión.



#política

Las sauditas listas para hacer historia conduciendo en su país

22/06 10:39

Arabia Saudita tendrá desde este domingo mujeres al volante gracias a una reforma histórica en este reino ultraconservador que no les permitía conducir.

#diplomacia

Las dos Coreas discuten el reencuentro de familias separadas por la guerra

22/06 08:50

Representantes de la Cruz Roja de ambos países se reunieron el viernes para discutir sobre la reanudación de los reencuentros de familias separadas por la guerra (1950-53), última ilustración del acercamiento entre los dos países.

#Escándalo

La esposa del primer ministro israelí acusada de fraude

21/06 12:26

Sara Netanyahu, esposa de Benjamin Netanyahu, fue inculpada por "abuso de confianza" tras una larga investigación por reclamar indebidamente unos 100.000 dólares en comidas, dijo el ministerio de Justicia.

#Alemania

Merkel cumple 100 días de mandato llenos de obstáculos

21/06 10:29

La canciller alemana, Angela Merkel, cumplió hoy 100 días de mandato, en momentos en que se resiste a dar por perdida una carrera de obstáculos en la que la crisis de refugiados la amenaza nuevamente con una retirada antes de tiempo.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad