Jueves 21 de Junio del 2018

     




Misión: “Llevar paz a la guerra”

22/04 12:00

En la década del ‘90, Catalino Martínez dejó la comodidad del regimiento y voló a la entonces Yugoslavia, como miembro de los Cascos Azules. Desde entonces, nada volvió a ser igual.

          

En la década del 90, la Organización de las Naciones Unidas aprobó el emplazamiento de 14 mil efectivos para velar por el cumplimiento del precario cese del fuego en Yugoslavia. Varios fueron los países que enviaron a sus soldados, entre ellos Argentina. Catalino Martínez tuvo la audacia de calzarse el “casco azul”, cruzar al Viejo Continente y llenarse de experiencias, que comparte en San José, este municipio del sur misionero que, alejado de la vida militar, escogió para vivir, allá por 2002.


Martínez nació en Santo Tomé, Corrientes, y con sólo 16 años ingresó a la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral, de la que egresó en 1985, como cabo. Su primer destino fue el Regimiento 3 de Caballería de Esquel, Chubut, donde estuvo por ocho años. En 1993 se sumó a las misiones de paz en la entonces Yugoslavia, “lo más importante que hice en mi carrera militar”, aseguró.

Y entonces su relato se tornó detallista. “Cuando llegamos estaba destruida totalmente,  estuvimos en el sector oeste, donde estaba el grueso de la guerra”, recordó y aclaró que “Croacia estaba dividida en la parte turística, que está sobre el Mar Adriático, que casi no vivió la guerra, por estar más alejada, y la zona rural de Croacia, donde realmente se sintió el conflicto”.

“La guerra comenzó en Eslovenia, fue la primera que quiso independizarse y fue atacada por el Ejército Federal Yugoslavo, en ese momento también Croacia y la provincia autónoma de Kosovo pedían su independencia y fue cuando el Ejército Federal Yugoslavo, bajo la presidencia de Slobodan Miloševi, atacó Croacia”, explicó.

Además, mencionó que “el Ejército yugoslavo estaba compuesto en su mayoría por serbios, porque no permitían que los soldados de raza croata sean oficiales, sólo tenían acceso a grados menores. Serbia y Croacia estuvieron unidos durante varios años, pero siempre hubo peleas, los problemas eran más por razas y religión que por territorio”.

Los Cascos Azules llegan a pedido de ambos países, tras un acurdo de alto el fuego, que en realidad era una excusa de Croacia para utilizar ese tiempo para organizarse, conseguir armamento y formar un ejército.

Encontrarse con la realidad

Cuando llegué estuve dos días en un lugar que se llama Dakovo, integré la sección mecanizada, éramos los únicos tanques que había, si bien eran con cañón de 20, para transporte de personal, éramos los únicos, me mandaron a Pustara, del lado de La Kraina, que también pedía su independencia y fue atacada por la guerrilla croata”, apuntó.

E hizo hincapié en que “lo más sanguinario que hubo en la guerra fueron los guerrilleros croatas, ellos tomaron La Kraina, ocupada por los serbios, el Ejército serbio se replegó sobre el río Sava, nosotros fuimos a Gorice, donde instalamos el puesto en el que observábamos una autopista que unía Zagreb con Belgrado, estaba destruida, prácticamente no se transitaba más por ahí pero sí era una vía por donde podían ingresar armas; hacíamos 48 horas de guardia, volvíamos a la base, que estaba junto Pustara junto al ejército nepalés”.

“Me impresionó mucho porque cuando llegué estaba todo destruido, los guerrilleros habían ingresado en un pueblo y mataron a más de cincuenta niños; en el monte, cuando patrullábamos, encontrábamos cuerpos despedazados por las minas, porque los serbios cuando se replegaban tiraban las minas, no las sembraban, no marcaban, en una guerra los campos minados están delimitados, ellos tiraban al costado de la ruta, salirse del camino era volar en pedazos”, describió.

Otra historia...

Uno de los escándalos más graves ocurrido durante las presidencias consecutivas de Carlos Menem (1989-1999) fue el tráfico de armas a Ecuador y Croacia, ambos países en guerra, sobre los que pesaban prohibiciones de venta de material bélico, situación de la que “nos enteramos después, allá no sabíamos nada, volvimos cuando empezaron a investigar, había gente que vio, en mi caso, lo vi el último día en Croacia. Me había hecho amigo de un croata en Grubisno Polje, donde había un lugar donde se podía tomar bebidas y cuando estábamos de franco íbamos un rato, el último día fui a despedirme, me invitó a la casa, vivía al lado, y fui con miedo porque teníamos prohibido ingresar a las casas, hasta entonces no sabía que era integrante de la guerrilla croata, ese día me mostró el fusil argentino que acá en Argentina todavía no estaba provisto en las unidades del Ejército, el Fusil de Asalto República Argentina (FARA), cuando nosotros fuimos con el FAL que hace sesenta años que está en uso en el país”, remarcó.

“Tenía el fusil con mira incorporada y cinco cargadores con munición del año 90, mientras nosotros habíamos ido con munición del 82, la que sobró de Malvinas”, lamentó y añadió que muchos vieron cañones de artillería, incluso había soldados argentinos que eran combatientes, no Cascos Azules, que fueron a combatir para Croacia, porque en Córdoba había un cura croata que les hacía los trámites, había suboficiales, oficiales y civiles combatientes como mercenarios”, rememoró.

Tras seis meses, el 8 de septiembre, Martínez regresó a Argentina y, poco después, lo destinaron al cuerpo de Granaderos. “Estuve en Casa de Gobierno un año y como no me gustaba, ese no era mi lugar, hice todo lo posible para que me dieran el pase, entonces me mandaron a Concordia, donde estuve siete años y pedí la baja, un poco por lo que había pasado y otro por la situación, uno pierde la vocación, cuando entré le Ejército era una cosa y fue cambiando mucho, las misiones cambiaron, en Caballería siempre anduve con los tanques y tirar era imposible, por el valor de la munición, en Esquel armamos un aula de tiro donde en una vaina de 105 metimos una carabina 22 y tirábamos como si fuese una munición de tanque, para hacer algo, porque no había nada, el Ejército estaba desmantelado totalmente”, evocó.

Y entendió que “cada vez está peor, el presupuesto no cambia; a veces uno escucha que se compró equipamiento nuevo pero no es nuevo, es rezago de guerra que se compra, usamos los jeep que Estados Unidos utilizó en Vietnam, los compró Menem cuando allá estaban tirados y los presentó como nuevos; los Hammer que compraron hace un tiempo son rezago de Irak y Afganistan “.

Otro Ejército

Tras 18 años sirviendo al país, Martínez se alejó de la vida militar, de la que opina que “hoy en día es una salida laboral, más que una vocación, sobre todo para quienes entran como voluntarios”.

“Mi promoción ingresó en la peor parte, porque estábamos saliendo de la dictadura, rendimos en el año 83. Malvinas fue lo que más me movilizó a entrar”, comprendió y entendió que “para forjar el carácter de una persona que va a estar en la fuerza el entrenamiento debe ser fuerte, a nosotros nos pegaban con palos de escobas, eso tampoco es bueno, pero así uno estaba preparado, ahora entran a las 6, a las 12 se van a la casa, es como un trabajo cualquiera, se olvidan que son militares, se es militar las 24 horas, ya no hay vocación de servicio, pero un poco es por la situación que se vive”.

El Ejército solo no va a cambiar, es difícil, se tienen que ir los que están y tratar de formar un nuevo cuadro de oficiales, de suboficiales, pero cada vez se destruye más, se cerraron unidades, se cerró la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral, están tratando de vender Campo de Mayo,  dónde va a ir el Ejército, ese es el lugar donde estuvo toda su vida, es un lugar histórico para nosotros, ahí están todas las escuelas”, finalizó.

Estilo de vida

“La zona de Croacia es muy parecida a Misiones, con sierras, mucho bosque, ya la parte de Serbia en más llanura; la particularidad de ellos es que no tienen pueblos como nosotros, uno viene por la ruta, se encuentra con un cartel que dice el nombre y es un caserío al costado, de la vereda para atrás es sembrado, maíz, papa, ganado, que se cría encerrado en establos; en verano siembran pasto, que cortan y guardan para el invierno, cuando nieva mucho”, dibujó.

“La población mayor se daba con nosotros, tenían trato, nos invitaban, los jóvenes no. La población masculina estaba prácticamente toda en la guerra, en los campos trabajaban las mujeres, andaban en los tractores arando la tierra”, apuntó Martínez.

El diario no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Todos los mensajes y/o usuarios que incumplan alguno de los Términos de uso podrán ser eliminados o inhabilitados.

MáS LEídas

VIDEOS


#Peligro

El perejil gigante, la planta que te puede dejar ciego solo con tocarla

21/06 11:55

Es silvestre, invasiva y bastante peligrosa. La savia de la planta bautizada por los científicos como Heracleum Mantegazzianum puede causar quemaduras y ceguera.

#Posadas

Muestra a cargo de Gabriel Nico Bianchi

21/06 09:51

El joven artista misionero expone el viernes 22 de junio a las 10.30 en el Museo Municipal de Bellas Artes“ Lucas Braulio Areco” (Rivadavia 1846) y se extenderá hasta el 9 de julio. Más de 15 obras a lápiz, carbonilla y tiza de grafito que sorprenderá a cada visitante que se acerque al museo.

#Evento

Chitata Animaciones se presenta en Puerto Esperanza

21/06 08:31

La cita será el domingo 24 de junio a las 16 en el Centro Cultural de esa localidad, una oportunidad para compartir una tarde en familia a pura diversión.



#Escándalo

La esposa del primer ministro israelí acusada de fraude

21/06 12:26

Sara Netanyahu, esposa de Benjamin Netanyahu, fue inculpada por "abuso de confianza" tras una larga investigación por reclamar indebidamente unos 100.000 dólares en comidas, dijo el ministerio de Justicia.

#Alemania

Merkel cumple 100 días de mandato llenos de obstáculos

21/06 10:29

La canciller alemana, Angela Merkel, cumplió hoy 100 días de mandato, en momentos en que se resiste a dar por perdida una carrera de obstáculos en la que la crisis de refugiados la amenaza nuevamente con una retirada antes de tiempo.

#Justicia

Fallo judicial prohíbe matar perros para comer en Corea del Sur

21/06 09:31

Alimentarse de su carne es ilegal, según el fallo de un tribunal en Corea del Sur, donde los defensores de los animales creen que la decisión podría significar un primer paso hacia la prohibición del consumo de caninos.





Diario Primera Edición
Corrientes 2434, Posadas, Misiones


E-mail: diarioprimera@gmail.com
primeraedicionweb@gmail.com
Todos los derechos reservados © 2018


PRIMERA EDICION © 2015 Todos los derechos reservados . Términos de uso   Política de privacidad